Repositorios de acceso abierto en Argentina

Carolina De Volder escribió en 2008 un trabajo sobre el estado de los Repositorios de Acceso Abierto en la Argentina. En la investigación caracterizó los repositorios argentinos de acceso abierto e indentificó quince repositorios [siete institucionales de universidades nacionales, cuatro temáticos, tres de tesis y disertaciones y una biblioteca digital]. La investigación marca que Argentina todavía no tiene políticas públicas relacionadas con los repositorios y el licenciamiento abierto y muestra claramente que sí existen proyectos aislados e iniciativas fragmentadas. Expresa Carolina en sus conclusiones que:

“El acceso abierto a las publicaciones aumenta la visibilidad de la producción científica y/o académica de los autores así como de las instituciones a las cuales pertenecen, logrando una mayor difusión de la investigación, y favoreciendo la educación y el desarrollo de la ciencia. En este contexto, los repositorios institucionales y temáticos son una alternativa complementaria a los métodos tradicionales de publicación, siendo su uso cada vez más habitual, y sus contenidos cada vez más citados y utilizados. En nuestro país no hay políticas públicas ni mandatos relacionados con el acceso abierto; sí proyectos aislados surgidos y mantenidos en general por la iniciativa y el trabajo de los bibliotecarios, sobre todo en el ámbito universitario. El rol que las bibliotecas y los bibliotecarios juegan en la construcción y gestión de los repositorios, es muy importante, ya que cumplen con la finalidad de mantener el archivo y preservación de la memoria académica, institucional y hasta cultural de un país. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de los bibliotecarios, no todos los proyectos han llegado a consolidarse. Si bien existen iniciativas que funcionan con éxito desde hace varios años, muchos se encuentran en una etapa inicial o media. A partir de allí, se requieren recursos y capacitación específica acompañados de políticas que garanticen una continuidad en el tiempo y, sobre todo, cooperación entre los especialistas para no duplicar esfuerzos. La falta de éxito o de continuidad de algunas iniciativas es posible que se deba al desconocimiento y a la falta de compromiso de las autoridades, al poco apoyo económico y tecnológico, al desconocimiento y desconfianza de académicos e investigadores, y a la falta de comunicación y cooperación entre los responsables de los proyectos, entre otros factores. La forma de propagar el acceso abierto es transmitir su significado, difundir sus beneficios, recomendar a científicos y académicos la publicación en revistas o repositorios de acceso abierto e impulsar el establecimiento de políticas que apoyen este tipo de iniciativas.”

La situación descrita por Carolina llega hasta mediados de 2008 y algo más. Es posible que la situación descrita este cambiando en 2009. Por el momento no creo que sea posible hablar de una política pública [ni mucho menos]. Sin embargo, este año están comenzando varias iniciativas y es posible que algunas instituciones de peso se sumen a estas nuevas tendencias en el tratamiento de obras intelectuales. Desde Bienes Comunes Asociación Civil estamos trabajando en la Biblioteca Digital de Bioquímica y Farmacia y hemos tenido varias reuniones con diferentes instituciones para trabajar sobre el uso de licencias abiertas / libres en los repositorios.

You may also like...

1 Response

  1. Nancy Gomez says:

    Ariel

    Bueno el resumen, del estudio de Carolina a diferencia de otras revisiones que se han hecho ha tratado de cubrir todas las iniciativas, y la descripción pormenorizada más la clasificación nos ayuda a situarnos en cada caso. Aquellas que están en una etapa inicial hace tiempo, el desarrollo sostenido de otros (CLACSO), y el la velocidad de ejecución de otros (Memoria Académica de UNLP). Ejemplifico con los casos extremos. Creo que estamos en un periodo de convergencia de hechos, La Biblioteca Digital de Bioquímica y Farmacia, el trabajo sobre el uso de licencias abiertas/libres en repositorios (es un parate muy grande para muchas instituciones)gran avance. Sumado a la creación de la lista LAAR, donde ya tenemos más de 40 miembros (muchos de ellos con basta experiencia en estos temas), que creemos permitirá compartir inquietudes, sacarse dudas y avanzar con los proyectos. Creo que vamos en la dirección correcta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.